img
Anthony Quinn era de Pámanes
img
Aser Falagán | 07-04-2015 | 10:34| 0

Imaginen por un momento a Zorba el Griego bailando y canturreando su pegadiza canción en las faldas de las tetas de Liérganes mientras bebe una 942 o una Morenuca. Cualquier parecido con la realidad es, como aclaran en los facilones telefilmes de sobremesa, mera coincidencia, pero la referencia no es en absoluto gratuita.

Una vieja leyenda urbana, enterrada ya como su protagonista, sostenía que el actor Anthony Quinn no llegó desde México para hacer carrera en el cine estadounidense, sino que en el realidad habría nacido en Pámanes y emigrado después a América. O él o sus antecesores, que siempre hay una cara B de la cara B, pero en algún momento un ancestro del artista hasta ahora unánimemente considerado como hispanoamericano, o tal vez el propio ‘Actor antes conocido como mexicano’, habría emigrado desde esta localidad de Liérganes.

El apellido Quinn no suena demasiado cántabro, pero todo tiene solución en la vida: según la versión apócrifa, el verdadero nombre del polifacético artista sería otro. Nacido, según su biografía oficial, como Antonio Rodolfo Quinn Oaxaca, la tesis cántabra le rebautiza como Antonio Quintanilla, de los Quintanilla de Pámanes de toda la vida.

Para contribuir un poco más a la confusión, el nombre coincide con el de otro personaje histórico, este efectivamente nacido en la pequeña localidad trasmerana, que viajó a América con bastante éxito: Antonio de Quintanilla y Santiago. El problema es que las fechas se van un poco de las manos, porque el oficial, que llegó a ser gobernador de Chiloé (incorporado a Chile precisamente en su época) nació en 1787 y en 1827 ya había regresado como brigadier del cuartel de Santander. Y, claro, la trama se complica. Parece en consecuencia difícil que más allá de una oculta historia canallesca el ufano brigadier Quintanilla inaugurara una dinastía americana, y menos aún en México, con lo que la hipótesis de un Anthony Quinn oriundo, alternativa a la fabulación presuntamente primigenia, también se viene abajo en favor de la biografía oficial, que habla de un padre irlandés y madre mexicana de raíces aztecas.

Otra historia más elaborada habla incluso de un posible familiar: Evaristo Quintanilla, un vecino de Pámanes ya fallecido y al parecer con un gran parecido físico. Incluso un grupo de vecinos habría tratado de ponerse en contacto con el actor, que dolido por el abandono de su presunto padre cántabro habría rechazado recibirle.

Resulta toda una lástima que ninguna de estas historia no sea cierta. Con la afición que hay en la zona los Quinn de toda la vida, el dos veces ganador del Oscar bien podían haber quedado con Jack Sparrow para jugar a los bolos en Mazucerras en aquellos ratos en los que su alter ego, Johnny Depp, no estuviera cuidando su huerto de zanahorias.  “La competición se disputará bajo la modalidad de concurso. Primera mano. Tiro: 18 metros. Raya alta a la mano. Al tiro, Zorba el Griego”. Una pena que todo responda a la ficción, porque algunas historias, por muy inventadas que sean, merecerían ser reales.

Ver Post >
Sobre el autor Aser Falagán
Aser Falagán (Santander, 1978). Tengo un papel que dice que soy periodista. Me lo dieron en la UPV-EHU. Redactor de El Diario Montañés y editor del magazine cultural Dartes. En 2013 publiqué ‘Cien anécdotas del Racing’. Aquí les presento la Cara B del periodismo, dedicada a leyendas urbanas, mitos contemporáneos e historias de la Cantabria más oculta. Aquello que pudo ocurrir. Que incluso mereció ocurrir. Pero que nunca ocurrió.