img
El vampiro del Coliseum
img
Aser Falagán | 28-07-2014 | 16:06

Ni era un vampiro, ni chupaba sangre ni había llegado de Transilvania. Ni quiera era inmortal ni victoriano, pero a cambio sí que existió. Es el vampiro del Coliseum, que durante muchos meses habitó en el antiguo María Lisarda, aquel teatro y cine que Santander siempre prefirió llamar por su nombre de pila, el de Coliseum, y no por sus apellidos, y cuyo solar ocupa hoy un hotel homónimo

El vampiro no era en realidad más que un murciélago que se coló en el edificio en la década de los ochenta y que hizo de él su hogar. Pese a los intensos esfuerzos de los propietarios y personal por localizarle, nadie fue capaz de encontrar el lugar en el que había anidado, y al final no les quedó más remedio que aceptar estoicamente su presencia y cruzar los dedos para que, fiel a su costumbre, se escondiera del público cuando la sala se llenaba.

Al murciélago no le gustaba demasiado dejarse ver y habitualmente permitía que el espectáculo tuviera lugar sin altercados, tanto las proyecciones de cine de la programación habitual como las funciones de teatro. Sin embargo, cuando se producían algunos sonidos graves el animal, desorientado, abandonaba su escondite y comenzaba a aletear por la sala con el consiguiente desagrado.

Una de las veces ocurrió durante una función de Moncho Borrajo, que optó por adaptarse, incluir el suceso en el espectáculo y dedicar al roedor una de sus improvisadas greguerías. Y como llegó se marchó el vampiro, que después de unos meses se alejó un buen día sin causa aparente en busca de un hogar más tranquilo.

Sobre el autor Aser Falagán
Aser Falagán (Santander, 1978). Tengo un papel que dice que soy periodista. Me lo dieron en la UPV-EHU. Redactor de El Diario Montañés y editor del magazine cultural Dartes. En 2013 publiqué ‘Cien anécdotas del Racing’. Aquí les presento la Cara B del periodismo, dedicada a leyendas urbanas, mitos contemporáneos e historias de la Cantabria más oculta. Aquello que pudo ocurrir. Que incluso mereció ocurrir. Pero que nunca ocurrió.