img
Al tiro, Jack Sparrow
img
Aser Falagán | 29-06-2014 | 13:00

“La competición se disputará bajo la modalidad de concurso. Primera mano. Tiro: 18 metros. Raya alta a la mano. Al tiro, Jack Sparrow”. Estas palabras nunca se pronunciaron. Al menos todas juntas, pero en ese universo difuso que se construye a golpe de imaginación pudieron llegar a articularse. A finales de la pasada década se propagó a orillas del Saja el rumor de que el alter ego que Johnny Depp convirtió en el pirata más iconoclasta de la historia vivía en Mazcuerras. O, si se prefiere, en la Luzmela que imaginó Concha Espina, por seguir con el paralelismo entre la realidad aristotélica y su trasunto recreado.

El imaginario colectivo convirtió durante un breve espacio de tiempo al actor en un vecino más de Mazcuerras, donde habría comprado una espaciosa pero discreta casa en la que huir de la frivolidad de Hollywood mientras la que en aquella época era su mujer, Vanessa Paradis, cultivaba zanahorias en un pequeño huerto protegido de las miradas furtivas por los árboles que rodeaban la finca.

Todo muy molón si no fuera porque nadie en Mazcuerras había visto ni a Depp ni a los Oompa Loompa de la fábrica de chocolate . Ni siquiera un tatuaje con una difuminada dedicatora a Winona Ryder. Para fortuna de todos los peluqueros de la zona, aquello fue solo una leyenda urbana que pese a su espectacularmente breve vida responde perfectamente al género. Si acaso, por ponerle algún pero, quizá sería más correcto considerarla leyenda rural por aquello de ambientarse en un núcleo que apenas alcanza los dos millares de habitantes si se suman todos sus barrios.

O tal vez todo ocurriera en realidad y el pueblo en pleno haya firmado un pacto de silencio para no delatar a su ilustre paisano. Puede que durante los concursos se acerque al locutor con su particular contoneo, le mire con ojos exorbitados, arquee el cuello y le corrija mientras quiebra la muñeca : “¡Capitán!… Jack Sparrow”.

Sobre el autor Aser Falagán
Aser Falagán (Santander, 1978). Tengo un papel que dice que soy periodista. Me lo dieron en la UPV-EHU. Redactor de El Diario Montañés y editor del magazine cultural Dartes. En 2013 publiqué ‘Cien anécdotas del Racing’. Aquí les presento la Cara B del periodismo, dedicada a leyendas urbanas, mitos contemporáneos e historias de la Cantabria más oculta. Aquello que pudo ocurrir. Que incluso mereció ocurrir. Pero que nunca ocurrió.