img
Oriente… el dinero por castigo
img
davidetxebarria | 21-02-2014 | 11:00

Como dije en mi último artículo, en estas fechas los equipos están en cualquier esquina del mundo. Si el sol luce más fácil es su presencia. Oriente lo tiene, pero lo que tiene por castigo, o por lo menos sus organizadores, es el dinero. La UCI (como otros organismos deportivos) no iba a ser menos y ha caído en sus garras. Ahora toca Tour de Omán, pero antes fueron Qatar o Dubai. Carreras sin mucha historia, pero que tienen lo más importante: los billetes, de la que la vieja Europa carece.

Si analizamos esta situación, no creo que sea tan mala para el ciclismo. Son fechas en las que en Europa no hay carreras importantes y los equipos buscan kilómetros y sol para sus estrellas. Así que hay beneficio para todos.

En la vieja Europa (y su ya casi vieja crisis) sólo queda la historia como reclamo, algo que ni se compra ni se vende, se tiene. Con ese factor juegan con el deporte. Las pruebas sin mucha historia van languideciendo y sólo si las fechas que se disputan tienen el Rey Sol como participante, pueden aspirar a una participación digna. Cuanto más rápido lo entendamos mejor. Ya llegarán las pruebas tradicionales: Paris-Niza, Milán-San Remo, Lieja, etc. Es ahí donde todos anhelan estar y estar, donde el dinero no es lo prioritario.

Valverde se luce

Dos etapas de la Vuelta Andalucía y dos victorias para Valverde, un ‘superclass’ como se suele decir. Prólogo y llegada en alto, ¡un ganador con mayúsculas! Pero tanto este árbol de tamaño tan espectacular como algún otro de envergadura similar (Purito, Contador…) nos impide ver el bosque de la situación que se avecina en el ciclismo español. Vacas flacas. Habrá victorias en los próximos años, pero no serán ni tantas ni tan espectaculares. Seamos realistas.

PinoRoad

En estas días, principios de temporada europea, siempre hay alguna sorpresa de algún conjunto que parecía que sí… pero no. Esos que nos daban unas pequeñas esperanzas de una leve mejoría en el panorama de los equipos, estructura joven, con gente fresca dentro del proyecto, preparada e ilusionada. Esto, que es una virtud, se convierte en una situación ideal para las malas personas y aprovechados, que como en todo grupo social los hay.

Juan Pablo Pino Zúñiga es uno de estos, ahora en paradero desconocido. Hagamos que su nombre nos suene para que al menos no se vuelva a repetir en otro lugar una situación así. Desde aquí quisiera dar mi apoyo a A. Canovas y F. Reyes, un desalmado ha jugado con sus ilusiones y la de los ciclistas, pero son gente capacitada y sacarán el lado positivo de todo esto, que les hará más fuertes. La vida y sus experiencias nos hacen más valientes. Suerte

Desde esta ventana que se me ofrece quisiera dar mi pésame a todos los familiares y amigos de Gooddaert. D.E.P. Víctima de un accidente laboral mientras entrenaba (trabajaba) en las carreteras. Los ciclistas son unos trabajadores más en el asfalto y desgraciadamente las trampas que tiene esta preparadas son muchas.