img
Los más fuertes han copado los puestos altos
img
davidetxebarria | 20-07-2013 | 18:45

Pocas sorpresas en la jornada de hoy. Se ha demostrado que los más potentes son los que han copado los puestos altos del Tour. Esta edición la ha ganado el más fuerte, pero no el más inteligente. No me parece normal su comportamiento. Le falta cultura ciclista al británico. Tendría que haberse ahorrado el ataque para llegar con Quintana a la línea de meta, cederle la victoria y levantar los brazos al tiempo que el colombiano por la consecución virtual de la ronda gala. Desde el Sky, que lleva la bandera del ciclismo 2.0, podrían darle un toque de atención. En lo deportivo, aunque ha ganado con todo merecimiento, daba la sensación de que no estaba tan bien en los últimos días.
La tercera semana ha sido clave. Estar medio punto por encima de tus competidores hace mucho. Y es lo que ha pasado con Nairo y ‘Purito’ respecto a Contador. En los puertos de media montaña el madrileño podía aguantar, pero se le ha hecho eterna la gran montaña. Se estaba viendo que los otros dos se sentían más plenos, como se comprobó en la contrarreloj y en los Alpes. Quintana ha sido, por un lado, la revelación. Sabíamos de antemano de su calidad y éramos conscientes de que iba a Francia a aprender, pero al final ha estado por encima de las expectativas. Por otro lado, significa la confirmación de que puede estar disputando una gran vuelta si el recorrido, como este año, le favorece.   También hay que aplaudir la actuación de Joaquim, con una gran trayectoria estos últimos cinco años. Siempre está arriba en la UCI Pro Tour, se ha llevado clásicas, etapas de las grandes vueltas, ha subido al podio de todas ellas… El catalán demuestra que, como el buen vino, mejora cada año. Y tiene más mérito teniendo en cuenta su edad (34 años), cuando lo normal es que al entrar en la treintena vayas hacia abajo. Cuando comenzó el Tour, había un favorito claro: Froome. Y después, en mi opinión, estaban Van Garderen (una decepción) y Contador. El madrileño lleva entre dos y tres años en los que no hace grandes contrarreloj y no destaca tanto en la montaña. Pero su participación no ha sido una desilusión. Físicamente no está como antes, pero por su cabeza, es un ciclista al que siempre hay que tener en cuenta.