img
Podría hablar de Lorenzo, pero…
img
davidblay | 01-07-2013 | 06:29| 0

Partamos de la base de la admiración más profunda que tengo por lo que hizo Jorge Lorenzo este fin de semana. No solo por aguantar el dolor. No solo por demostrar espíritu competitivo. No solo por sacar un resultadazo brutal. Sino, sobre todo, porque de nuevo a través del deporte ha demostrado una serie de valores que deberían transmitirse a la sociedad: que si te caes te puedes levantar rápidamente y puedes hacer tu vida casi igual que en plenas condiciones físicas y mentales.

Dicho esto, sin restarle un ápice de mérito a la gesta del mallorquín, quiero aprovecharla para reivindicar el resto de historias que por falta de tiempo, de espacio, de ganas o de conocimiento no nos cuenta la gente que tiene que hacerlo. Y que son constantes, diarias, y no esporádicas como la del piloto de Yamaha.

Quiero acordarme de Romano Fenati, un niño que con una moto blanca que únicamente tiene el apoyo de la Federación Italiana lucha por ser un digno rival de los Viñales, Salom, Rins y Márquez. Muchas veces sin llegar a conseguirlo, pero intentándolo en cada Gran Premio.

Quiero acordarme de Efrén Vázquez, un pilotazo con unas hechuras estupendas que se ha visto eclipsado por los nombres anteriormente mencionados, pero que en cualquier carrera se puede plantar en el podio sin mayores esfuerzos.

Quiero acordarme de Ana Carrasco, que parece que una vez pasado el boom de ver a una niña de 16 años sobre una moto del Mundial de Motociclismo para haber caído en un pequeño olvido, pero que cada dos fines de semana se va acercando cada vez más a sus primeros puntos en el campeonato.

Quiero acordarme de Randy Krummenacher, que hace ya siete años debutaba jovencísimo en el certamen planetario y que, pese a no haber seguido la progresión que se esperaba de él, se consolida en Moto2 como un tipo rápido que siempre puede restar posiciones a los de arriba.

Quiero acordarme de Kyle Smith, de quien ya hablamos en este blog y que mucha gente desconoce que es más español que británico. Que no está teniendo demasiada suerte en su año de debut, pero que lleva años demostrando que tiene mucho margen de evolución.

Quiero acordarme de Thomas Luthi, un señor que es campeón del Mundo y que casi sin darse cuenta ya lleva 10 años compitiendo en el Campeonato del Mundo. Mucho más tiempo que algunos de los grandes nombres de la actualidad.

Quiero acordarme de Julián Simón, que cumple su cuarta campaña en Moto2 y parece vivir siempre a la sombra de Pol Espargaró, pero que tiene un título en sus vitrinas que el catalán todavía no ha sido capaz de conseguir.

Quiero acordarme de Bradley Smith. Que nunca ha hecho el ruido que se esperaba de él pero que lleva desde 2005 en pistas top de las dos ruedas mundiales, habiéndose consolidado en una categoría tan exigente como es MotoGP.

Y quiero acordarme de Colin Edwards, a quien no echan ni con agua caliente y que pese a haber perdido la moto oficial que condujo durante muchísimo tiempo como escudero sigue manteniéndose en una parrilla donde solo 26 pilotos pueden participar en toda la Tierra.

Todos ellos (y muchos más) son héroes cotidianos. Diarios. Se han caído la mayoría y han corrido en condiciones, si no similares a las de Lorenzo, sí muy parecidas. Al final, los grandes nombres siempre venden periódicos. Pero, muchas veces, quienes más inspiran son los outsiders.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ver Post >
No le temas a la muerte
img
davidblay | 27-06-2013 | 09:59| 0

Pocos poetas y escritores han cantado loas al mundo del motor. A pesar de su épica, es evidente que hasta bien entrado el siglo XX nadie pudo componer obra alguna en torno a las competiciones de dos y cuatro ruedas. Pero aun desde entonces la más alta literatura solía estar en las buenas crónicas. O en algún libro aislado, casi siempre anglosajón.

Me viene este pensamiento a la cabeza después del fallecimiento de Allan Simonsen en las 24 horas de Le Mans. Donde uno siente intensamente la tristeza de un suceso de esta magnitud, pero al tiempo su mente periodística ya piensa en cómo contarlo para que no se pierda la memoria de alguien que dio su vida por su pasión.

Y no se me ocurre otra cosa que escribir este post, en clave literaria, como una voz lejana que le habla a los pilotos desde la afición a su mundo y la admiración a su valentía, para que sigan inspirando a los millones de personas que ven en ellos un reflejo de excelencia y superación.

No le temáis a la muerte, les diría. Porque no hay peor muerte que no disfrutar de la vida. Nada es peor que dedicar el tiempo que tenemos en la Tierra a asuntos banales. Que gastar nuestra existencia entre informes, empapelados de sobres o cadenas de montaje.

Sois un ejemplo para muchos. Habéis gastado dinero y juventud para explotar un talento que conocisteis de jóvenes y que decidisteis no apartar de vuestro camino, al contrario que otros que acaban soterrándolo. En cada día de trabajo disfrutáis lo que al resto de los mortales les cuesta 11 meses laborales y tan solo uno de vacaciones.

Conocéis vuestros límites y, aun así, siempre tratáis de superarlos. Sois los mejores del Mundo en algo y de esos hay muy pocos en esta época. Arriesgáis la vida, sí, pero lo hacéis porque por vuestra sangre corre la adrenalina que necesitáis para vivir. Y para ser felices.

Hay una maravillosa serie llamada ‘Pulseras rojas’ en la que el personaje de Benito da a los jóvenes una de las frases más memorables de la historia de la televisión: ‘No es malo morir. Lo malo es no haber vivido la vida intensamente’.

Vosotros lo hacéis. Aunque esa vida dure menos de lo que querríais. Pero esas sensaciones jamás os las quitará nadie. Porque las habréis podido sentir a diario. Mientras la mayoría de las personas las buscan durante toda su existencia y, en demasiadas ocasiones, apenas las encuentran en muy pequeñas dosis.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , ,

Ver Post >
Ganarse la vida sobre ruedas sin tener que competir
img
davidblay | 24-06-2013 | 06:39| 0

Cuando ves a alguien montado sobre una Ducati Monster 696, vestido con mono, botas, guantes y casco y con pinta de ser capaz de manejar perfectamente esa máquina sobre un circuito, lo normal es que te venga a la cabeza una sola palabra: piloto.

En cierto modo Emilio Zamora lo es. O lo fue en su momento, pero decidió que su talento era más expansivo a título individual que en una pelea colectiva en forma de carrera, por más que utilice el mismo asfalto que aquellos que cada fin de semana luchan por encaramarse a un podio.

Poco se conoce en España el Stunt o motociclismo acrobático, pero es a esto es lo que se dedica. A, teniendo una talla baja, ser capaz de mover cinco máquinas de más de 1.000 kilos de peso, pero en lugar de haciéndolas tumbar o correr en una recta buscando generar espectáculo como si ambos fueran gimnastas.

Quien no haya asistido nunca a una ‘sesión’ se sorprenderá muchísimo de lo que es capaz de hacer una persona habilidosa como este tipo de vehículos: caballitos (por supuesto), caballitos invertidos, manejo de la moto de pie encima de ella, giros de 360 grados…

Y, al contrario que muchos de sus contemporáneos, al menos en su caso el trabajo no ha decrecido: no hay fin de semana que no recorra alguna de las comarcas de la geografía española para amenizar ferias o concentraciones moteras o para convertirse en el show previo a una gran competición.

En cierto modo, Emilio es una metáfora del mundo en que vivimos: alguien con mucha capacidad en un segmento muy cerrado que decidió abrir una puerta diferente y encontró una vía de negocio. Haciendo igualmente lo que le gusta. Y compitiendo, a pesar de todo, contra sí mismo por ser mejor cada día.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , ,

Ver Post >
Otra prueba (seguramente estéril) con un F1
img
davidblay | 20-06-2013 | 07:13| 0

Leo con alegría que Sergio Canamasas probará hoy un Caterham F1, con cuyos colores corre habitualmente en la GP2 y cuyo cumplimiento se enmarca dentro del programa oficial de desarrollo del equipo anglo malayo.

La oportunidad, que le llega en formato de test aerodinámico en tierras francesas, supone su primera toma de contacto con un coche de los ‘mayores’, con el fin de apoyar a la mejora y el desarrollo del CT03 en las próximas carreras del campeonato.

Sin embargo, su caso ya ha ocurrido antes. Y, aunque las circunstancias no eran las mismas, sí han acabado derivando en una única conclusión: que aquellos que se subían a un monoplaza como ‘premio’ acababan por no disputar carrera alguna en el Gran Circo.

Le tocó en su día a Borja García, que pudo subirse a un Toyota TF104 tras adjudicarse el título de la Fórmula 3 cuando contaba con solo 22 años. Pese a sus esfuerzos, esa fue la única ocasión en que condujo un bólido de esas características.

Como él tuvo su oportunidad un compañero de región de nacimiento y prácticamente de generación: Adrián Vallés, cuya opción fue tan fugaz como lo fue el paso de aquella escudería llamada Spyker por el olimpo de la velocidad sobre cuatro ruedas.

55 vueltas y 250 kilómetros recorrió sentado en un BMW Javi Villa sobre el asfalto del circuito de Jerez. No hace falta ya a estas alturas que cuente cómo acabó aquello, porque por el cariz de este post es fácilmente imaginable. Efectivamente, no fue el segundo asturiano en la historia de la competición.

Al final, muchos de ellos tenían talento de sobra para subir a la categoría definitiva. Y algunos, incluso, disponían del dinero suficiente, que es muchísimo, para dar el salto definitivo. Pero nadie consiguió su objetivo.

A ver si Canamasas rompe el gafe.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , ,

Ver Post >
¿Vería el Mundial de Motociclismo si usted fuera australiano?
img
davidblay | 17-06-2013 | 06:15| 0

Aunque este es un tema que hemos tocado ya alguna vez en este blog, lo cierto es que mientras veía el arrase máximo de los pilotos españoles en Montmeló me preguntaba una cosa: ¿realmente el dominio de nuestro país puede estar haciendo perder espectadores al Mundial de Motociclismo?

Parto de la base de que sí por una razón básica: porque Dorna así lo dice. Si una empresa afincada en Barcelona ha sido capaz de mejorar ostensiblemente a nivel global las audiencias de un certamen en tan pocos años entiendo que cuando manifiestan públicamente su proecupación por este fenómeno es que lo están sufriendo directamente en su balance de resultados.

Sin embargo, hay varias cuestiones que se me plantean. Y que no sé si me llevan a una conclusión tan evidente como la que comunica Carmelo Ezpeleta cada vez que tiene la oportunidad. Aunque, obviamente, ellos saben muchas más cosas que a mí se me escapan por mucho que pregunte y repregunte.

Partiendo de la base de que España no ha hecho nada malo salvo preparar a una generación brutal que ya dura 10 años (algo que el resto no han podido o sabido hacer), la primera pregunta es: ¿internacionalizar significa traer lo mejor de otros países? Porque entiendo que eso ya se está haciendo y nadie es capaz de mojar la oreja a los Salom, Viñales, Rins, Espargaró, Rabat, Lorenzo, Pedrosa o Márquez. Y, si ya se está haciendo, solo cabe traer más gente para hacer más bulto, al estilo Karthikeyan en la F1, pero que nunca serán candidatos a la victoria.

La segunda pregunta es: ¿son todas las aficiones como la patria? Es decir, ¿si no tienen ningún rider local arriba dejan de ver las retransmisiones o de interesarse por el mundo de las dos ruedas? A mí me parece que no, dados los millones de espectadores contabilizados en cada carrera. Porque no todos los estados del planeta pueden tener campeones del Mundo, básicamente porque solo hay tres que lo consiguen cada año.

Así que esto me lleva a la siguiente reflexión: hay muchísimas poblaciones que no tienen tradición motociclista. O dinero para sufragar una escuela de alto rendimiento. O una generación talentosa en las actuales circunstancias. Y, pese a ello, los moteros son muy moteros y les gusta su deporte por encima de ídolos, más allá de que cada uno tenga los suyos.

De hecho, la comparativa podría caer fácilmente del lado de la Liga de Campeones. Una competición exclusivamente europea, que decenas de millones de aficionados al fútbol se ‘tragan’ cada semana sin ser de un equipo en concreto solo por el placer de poder ver en directo a los mejores jugadores en los mejores partidos.

¿No ocurrirá entonces que a un malayo, un chipriota o un portugués le apetezca por el simple placer de hacerlo disfrutar de peleas de siete pilotos en cada carrera de Moto3, de salidas con 34 motos en Moto2 o de duelos entre Lorenzo, Pedrosa, Márquez y a veces Crutchlow en MotoGP?

Seguramente sí. Y posiblemente Dorna sea consciente de eso. Otra cosa es que se quiera crecer todavía más porque la crisis ha afectado mucho a los equipos y cada vez hay menos y menos competitivos. Pero ahí ya abres la puerta a los pilotos de pago puro, es decir, con menos talento que el resto pero con mayores posibilidades económicas. Y puede que esa sea una postura que, a medio plazo, empeore ostensiblemente tu Mundial de Motociclismo.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Ver Post >
Correr para ganar, no para figurar
img
davidblay | 13-06-2013 | 10:57| 0

Me reencontré hace poco tiempo con un piloto de motociclismo que estuvo a menos de un paso de proclamarse campeón del Mundo hace algunos años. Una persona que quizá no transmita sus emociones por su carácter, pero que acumula más pasión bajo la piel que muchos de sus compañeros.

Tras el hito conseguido en aquella temporada, su travesía por categorías más altas nunca tuvo el éxito esperado. Quizá por no acoplarse a las monturas, por no encontrar el feeling con mecánicos e ingenieros (tan necesario para hacer correr o no la moto) o incluso porque la desilusión se apoderara de él en un momento determinado.

Finalmente, más de un lustro después de aquello fue él mismo quien pidió bajarse del Mundial (retornando, pese a todo, en una última carrera donde a punto estuvo de pisar el podio con un equipo al que había llegado tres días antes) y meditó por primera vez con frialdad su futuro. Seguía siendo un piloto joven, pero hacía mucho que no era ya una promesa. Y, sobre todo, su premisa era clara: no pagar por correr.

Podía haber aceptado las ofertas de otros campeonatos que le llegaban. Eran lugares sin demasiada presión, con un dinero asegurado y la posibilidad de pelear por estar arriba de nuevo. Pero no es lo mismo ganar que ganar compitiendo. Y ahí es donde radicó su decisión.

Dio un paso hacia abajo para entrenarse sobre un nuevo tipo de moto, mucho más pesada y difícil de manejar que las que había conducido hasta aquel momento. Y experimentó un necesario cambio físico provocado por la necesidad de manejar una máquina muy pesada en comparación a su cuerpo.

Y ahí está. Con ilusión por correr y por aprender, peleándose con niños de 20 años y veteranos de 35. Y mirando otro Mundial en el horizonte a dos años vista. Como él dice, podría estar en MotoGP con una CRT. Pero eso no es correr en la máxima categoría. Es figurar. Y a él la historia le debe un campeonato.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , ,

Ver Post >
Todo lo que Alonso debería aprender de Nadal
img
davidblay | 10-06-2013 | 10:08| 0

Siempre ha habido dos formas de ganar: respetando a tus rivales o minusvalorándolos. Cada uno tiene la suya y a mucha gente le ha ido muy bien con cualquiera de las dos opciones, más allá de que las personas compartan más una manera de ser u otra.

Sin duda Rafa Nadal, que ayer ganó su octavo Roland Garros, representa la primera. Cuando pierde admite que ha jugado mal o que su contrario ha sido superior. Pocas, por no decir ninguna vez, pone excusas. Tiene una comunicación siempre amable. Y, que yo sepa, no tiene detractor alguno en el mundo. Muchos le acusan de ser demasiado blanco en sus planteamientos. Yo, personalmente, le admiro profundamente, porque creo que es un ejemplo para la sociedad y que cuantos más valores positivos se transmitan desde aquellos que son referentes mejor será ésta.

Fernando Alonso es igual de campeón que el balear. Quizá más agresivo, aun disputando ambos deportes individuales, porque al final debe tener siempre la adrenalina alta para estar concentrado durante dos horas a más de 340 kilómetros por hora. Y para ser capaz de jugarse la vida adelantando a otro coche.

Sin embargo, hay muchas cosas en la que el primero supera al segundo. La primera es la autenticidad. Del mallorquín sabes que siempre puedes esperar un discurso inspirador, mientras que del asturiano éste solo puedes encontrarlo en las redes sociales. Como muchos deportistas de élite, cree que ser muy bueno en Twitter ya clarifica tu imagen, pero esta es un conjunto de muchas cosas. Y si cuando hablas dices cosas distintas a cuando escribes en un smartphone, es que lo que haces es una simple estrategia de comunicación, pero no un volcado claro y completo de tu personalidad.

Hay, además, otra cosa que me parece impropia de un campeón del Mundo. Fernando siempre ha sido un piloto agresivo, porque con coches inferiores ha tenido que realizar muchos adelantamientos, incluso estando ya en Ferrari. Y, sin embargo, cuando alguien joven, menos experto o con un monoplaza con menos nombre trata de adelantarle, casi siempre le dedica unas palabras (habitualmente cargadas de ironía) llenas de crítica. Como si él nunca hubiera sido un principiante o se la hubiera jugado más de lo debido para avanzar a un adversario.

Por eso siempre me creeré más a Nadal. Porque puede que alguna vez, como cualquier persona en el mundo, pegue un patinazo, pero en el 99% de las veces que le leo o escucho su discurso me parece homogéneo o auténtico. Mientras, nunca sé si el Alonso que proclama filosofía samurai y cercanía en internet es el real, o si realmente lo es el que menosprecia a cualquiera que ose intentar ponerse por delante suyo en una pista de asfalto.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , ,

Ver Post >
Hostiones a 340 kilómetros por hora
img
davidblay | 06-06-2013 | 09:00| 0

Perdón por el taco, pero es que no encuentro otra forma de definir cada caída de Marc Márquez. Y no me refiero solo a la del fin de semana pasado, sino a la mayoría de las que le he visto desde que debutó en el Mundial de Motociclismo todavía siendo imberbe.

Todos los pilotos de MotoGP han sufrido caídas duras en su carrera. Es inherente a llevar una moto de esas características y tener que conducirla al límite en cada Gran Premio. Por muy bueno que sea, tu factor de riesgo es elevado. Entre otras cosas, porque a veces caerte no depende de ti.

Puede fallar un neumático por excesivo desgaste, puedes pillar un bache, se te puede cruzar un compañero de parrilla, se te pueden bloquear los frenos, puede estar lloviendo, te puedes ir recto al entrar colado… Hay menos de 20 riders en la categoría reina en todo el planeta y es por algo.

Sin embargo, los viajes al suelo de Márquez suelen ser más bestias y espectaculares que los de los demás. Me recuerdan, y mucho, al primer año entre los ‘mayores’ de Jorge Lorenzo. Y es aquí donde quiero establecer un paralelismo entre ambos.

El mallorquín era igual de su rápido que el catalán en el año de su debut. Y alternaba, como el piloto de Honda, grandiosas actuaciones con sonadas caídas. Hasta el punto de que sufrió algunas lesiones en aquel entonces que le impidieron estar más arriba.

Pasa algo parecido con Marc. Ya ha demostrado que es perfectamente capaz de ganar una carrera. Y dos y tres. Pero también da la sensación de no dominar la moto con total seguridad, como vimos en Jerez pese al polémico adelantamiento a Jorge.

¿Qué quiero decir con esto? Que está siguiendo su guión en todas las categorías: el primer año destaca pero se mete unas toñas de impresión, para ser tan fino el segundo que gana casi sin despeinarse. ¿Es un pronóstico? Para mí sí. Veo a Márquez campeón del Mundo en 2014… si no se lesiona antes.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , ,

Ver Post >
KTM es la nueva Aprilia
img
davidblay | 03-06-2013 | 08:56| 0

Quiso Dorna abaratar los costes de la categoría de 125 centímetros cúbicos convirtiéndola en Moto 3. Acertó. Quiso Dorna dar oportunidades a las marcas de conformar sus propias motos y depender de su pericia para ser o no competitivas. Acertó. Quiso Dorna, en definitiva, acabar al menos con el cuasi monopolio de Aprilia en el octavo de litro.

(...)
Read the rest of KTM es la nueva Aprilia (237 words)

FTR, Suter, Kalex, Honda, TSR, KTM o Mahindra. La elección de los equipos fue a semi-ciegas porque se trataba de prototipos nunca antes construidos. Por lo tanto, en teoría, todo se igualaba. Y, aunque no ha sido exactamente así, sí al menos parece que uno puede ir mejorando con el tiempo, por mucho que haya alguien que domine.

De los 10 primeros clasificados en Mugello, siete corrían con KTM (que en su momento peleó con Kallio por ser una alternativa pero casi nunca pudo conseguirlo). Los otros tres eran Oliveira con una Mahindra y Miller y Antonelli con FTR Honda.

¿Quiere esto decir que hay un nuevo monopolio? Seguramente no. Hay una firma que optó por desarrollarse antes que las demás y lleva cierta ventaja, pero por ejemplo la montura que conduce el portugués (y que únicamente comparte Locatelli) podría ir creciendo en prestaciones y número de cara a 2014, en vista de sus buenos resultados.

Lo que está claro es que antes sin una Aprilia difícilmente podías optar a ser campeón del Mundo. Eso lo sabían en Italia y cobraban a precio de oro a aquellos que querían poseer una, devolviéndola como siempre a final de temporada en una especie de renting.

Hoy, sin embargo, pueden aparecer outsiders. Mahindra ha sido el primero. Veremos quién se va sumando al carro. Que, al final, solo llevamos dos temporadas en Moto3. Y las que quedan. Benditas todas ellas.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , , ,

Ver Post >
¿Para qué sirve Toro Rosso?
img
davidblay | 30-05-2013 | 06:25| 0

Evidentemente, para tener dos escuderías del mismo dueño (digan lo que digan) que lo hagan lo suficientemente bien para llevarse la pasta que reparte el tío Bernie al final de la temporada y poder ir rentabilizando el enorme patrocinio de Red Bull.
También, sin duda, para quitar puntos a los rivales directos en carrera. Lo hizo en su momento Alguersuari. Algunas veces Buemi. Muchos menos Ricciardo, pero al final siempre puedes colarte por delante de alguien en un momento determinado y más en los certámenes de los dos últimos años, donde la cosa está bastante más apretada que antes.
Sin embargo, no nació para esto el tema. O al menos esto nos vendieron. La idea era facilitar el tránsito a aquellos pilotos jóvenes apadrinados por Mateschitz que ya destacaban tanto en las categorías de formación que merecían dar el salto a la F1, pero sin ponerles al volante de un ‘pura sangre’ a causa de su escasa o nula experiencia entre los grandes.
Esto comenzó a perderse cuando el tema de Jaime se enquistó y cuando se decidió que Sebastien tampoco iba a tener continuidad. Riccirado era la gran joya, pero no ha encontrado todavía el lustre necesario. Y no creo que nadie vea ahora mismo a Jean-Eric Vergne dando el salto al monoplaza campeón del Mundo.
Hay expertos que vaticinan que habrá pronto sangre brasileña en la escudería. Otros que ya dicen que el futuro compañero de Vettel no será ninguno de los dos ‘cachorros’. Lo que está claro es que la identidad primigenia de la escudería ha dejado de ser tal. Y con esto se impone una pregunta: ¿cuánto tiempo más durará Toro Rosso en las parrillas de los Grandes Premios?


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | One comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , ,

Ver Post >