img
Categoría: MotoGP
Correr para ganar, no para figurar

Me reencontré hace poco tiempo con un piloto de motociclismo que estuvo a menos de un paso de proclamarse campeón del Mundo hace algunos años. Una persona que quizá no transmita sus emociones por su carácter, pero que acumula más pasión bajo la piel que muchos de sus compañeros.

Tras el hito conseguido en aquella temporada, su travesía por categorías más altas nunca tuvo el éxito esperado. Quizá por no acoplarse a las monturas, por no encontrar el feeling con mecánicos e ingenieros (tan necesario para hacer correr o no la moto) o incluso porque la desilusión se apoderara de él en un momento determinado.

Finalmente, más de un lustro después de aquello fue él mismo quien pidió bajarse del Mundial (retornando, pese a todo, en una última carrera donde a punto estuvo de pisar el podio con un equipo al que había llegado tres días antes) y meditó por primera vez con frialdad su futuro. Seguía siendo un piloto joven, pero hacía mucho que no era ya una promesa. Y, sobre todo, su premisa era clara: no pagar por correr.

Podía haber aceptado las ofertas de otros campeonatos que le llegaban. Eran lugares sin demasiada presión, con un dinero asegurado y la posibilidad de pelear por estar arriba de nuevo. Pero no es lo mismo ganar que ganar compitiendo. Y ahí es donde radicó su decisión.

Dio un paso hacia abajo para entrenarse sobre un nuevo tipo de moto, mucho más pesada y difícil de manejar que las que había conducido hasta aquel momento. Y experimentó un necesario cambio físico provocado por la necesidad de manejar una máquina muy pesada en comparación a su cuerpo.

Y ahí está. Con ilusión por correr y por aprender, peleándose con niños de 20 años y veteranos de 35. Y mirando otro Mundial en el horizonte a dos años vista. Como él dice, podría estar en MotoGP con una CRT. Pero eso no es correr en la máxima categoría. Es figurar. Y a él la historia le debe un campeonato.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , ,

Ver Post >
Hostiones a 340 kilómetros por hora

Perdón por el taco, pero es que no encuentro otra forma de definir cada caída de Marc Márquez. Y no me refiero solo a la del fin de semana pasado, sino a la mayoría de las que le he visto desde que debutó en el Mundial de Motociclismo todavía siendo imberbe.

Todos los pilotos de MotoGP han sufrido caídas duras en su carrera. Es inherente a llevar una moto de esas características y tener que conducirla al límite en cada Gran Premio. Por muy bueno que sea, tu factor de riesgo es elevado. Entre otras cosas, porque a veces caerte no depende de ti.

Puede fallar un neumático por excesivo desgaste, puedes pillar un bache, se te puede cruzar un compañero de parrilla, se te pueden bloquear los frenos, puede estar lloviendo, te puedes ir recto al entrar colado… Hay menos de 20 riders en la categoría reina en todo el planeta y es por algo.

Sin embargo, los viajes al suelo de Márquez suelen ser más bestias y espectaculares que los de los demás. Me recuerdan, y mucho, al primer año entre los ‘mayores’ de Jorge Lorenzo. Y es aquí donde quiero establecer un paralelismo entre ambos.

El mallorquín era igual de su rápido que el catalán en el año de su debut. Y alternaba, como el piloto de Honda, grandiosas actuaciones con sonadas caídas. Hasta el punto de que sufrió algunas lesiones en aquel entonces que le impidieron estar más arriba.

Pasa algo parecido con Marc. Ya ha demostrado que es perfectamente capaz de ganar una carrera. Y dos y tres. Pero también da la sensación de no dominar la moto con total seguridad, como vimos en Jerez pese al polémico adelantamiento a Jorge.

¿Qué quiero decir con esto? Que está siguiendo su guión en todas las categorías: el primer año destaca pero se mete unas toñas de impresión, para ser tan fino el segundo que gana casi sin despeinarse. ¿Es un pronóstico? Para mí sí. Veo a Márquez campeón del Mundo en 2014… si no se lesiona antes.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , ,

Ver Post >
Por fin el espectáculo será MotoGP

Nunca hay que echar las campanas al vuelo por los resultados de pretemporada. Eso dicen en el fútbol, en el baloncesto, en la Fórmula 1 y por supuesto en el motociclismo. Pero ocurre algo en este último que no es aplicable a los demás: los tíos que van rápido en los entrenamientos van rápido en las carreras. Nada que ver con ganarle 0-5 al Genk en agosto o con rodar justos de gasolina en Montmeló en marzo para mojarle la oreja a Red Bull y tener contentos a los patrocinadores.

Hace mucho tiempo, quizá demasiado, que se vende MotoGP como el mayor espectáculo sobre dos ruedas del Mundo. Pero los aficionados saben de sobra que eso no ha sido así casi en la última década. Con Rossi dominando, apenas Sete o Biaggi le tosían ligeramente. Luego llegó Stoner y arrasó, sin rival posible. Entonces apareció Lorenzo y ganó con suficiencia, con el italiano y Pedrosa lejos de él casi todo el año. Y en 2012, cuando Dani parecía estar en su mejor año y Casey apurar para ultimar su retirada, ni uno ni otro fueron capaces de dar la guerra necesaria.

Pero hoy confluyen cuatro, o incluso cinco, posibles animadores del cotarro. Obviamente, Jorge Lorenzo. En su plenitud como piloto y con el acicate de volver a ser compañero del hombre que más emoción dará al certamen, un Rossi que por fin ha vuelto a Yamaha y ha dejado atrás la pesadilla de Ducati.

A su lado, casi como siempre, las dos Honda. Lógicamente Dani Pedrosa, que parecer querer demostrar en los test previos que sigue su progresión y que al fin podría pelear por el título hasta la última carrera. Y al ladito Marc Márquez, que empieza a recordar al Lorenzo del primer año: rapidísimo en su adaptación pero inestable en tiradas largas. Será seguro el gran outsider.

Pero hablábamos de cinco. Y ahí no descarto en peleas por podiums a Álvaro Bautista. Es rápido, lleva ya bastante tiempo en la categoría, ha encontrado la moto que se adapta a sus prestaciones y no tendrá que correr pensando en su futuro como a finales del año anterior.

¿Qué supone esto? Por supuesto, que cuatro españoles (one more time) estarán en la pole por ganar el Mundial de MotoGP. Pero, sobre todo, que por fin cuando la gente se ponga delante de la tele va a poder disfrutar de verdad de la categoría reina. Tanto o más de lo que hacían en los últimos tiempos con Moto3 y Moto2, los auténticos animadores del campeonato en las últimas campañas.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | One comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , , , , , ,

Ver Post >
Se acabaron los patrocinios

Es de perogrullo decir que la crisis afecta a todos. Hasta a aquellos que disputan altas competiciones llenas de glamour y dinero. Pero, más allá de esto, lo que mucha gente no parece entender es que no se puede aspirar a manejar el mismo presupuesto que en 2007 haciendo las cosas como entonces. Y por ahí están cayendo uno tras otro pilotos y escuderías anclados en el antiguo régimen.

Me explico. Yo he llegado a ver parches de publicidad en el mono, la moto o el coche de un piloto que se veían, como máximo, una vez por temporada en fotos o imágenes. Que no llamaban la atención porque estaban rodeados de decenas como ellos. Y que podían llegar a costar 100.000 euros. El método era fácil: dame la pasta que tendrás presencia mundial para tu marca. Y tú crees que la tienes porque te fijas a ver dónde está. Pero el que no eres tú ni conoce tu producto posiblemente ni procese la imagen por su cerebro.

Esto, aunque pueda parecer mentira, suponía el sustento del 90% de los corredores del Mundial de Motociclismo y del 60 de la Fórmula 1. Por no hablar de otras categorías. Como ya hemos explicado alguna vez, allí la gente paga por correr. Que se lo digan a Sergio Pérez o a Pastor Maldonado, que ponen (ellos no, pero sí sus países o mecenas) más de 10 millones de euros por barba para estar sentados en un monoplaza. Y de ahí, quizá, salga su sueldo. Aunque en ocasiones ni siquiera ocurre así.

Mucha gente se preguntará el por qué del cambio en el Mundial de motos a Moto3, Moto2 y las CRT con centralita única en 2014 en MotoGP. Pues viene únicamente propiciado por una necesaria e imperativa bajada de costes. Si las motos no fueran más baratas, casi la mitad de las escuderías no hubieran podido tomar la salida en 2012. Y muchas de ellas las están pasando canutas para hacer lo propio en 2013.

Y sin embargo, te sigues encontrando con las viejas costumbres. Donde los pilotos o sus managers siguen pidiendo migajas a las empresas (más peladas aún que ellos), en lugar de comenzar a ofrecerles sinergias. Como por ejemplo dar charlas a sus empleados. U organizar un entrenamiento conjunto. O ser su imagen en ferias internacionales. O incluso prestarse a publirreportajes en algunos medios.

Quizá por eso gente del nivel de Héctor Faubel, Sergio Gadea o Toni Elías están hoy día sin equipo. Posiblemente por ello en el equipo Avintia de MotoGP hayan ido subiendo o bajando pilotos durante la temporada. Por no hablar de los cambios en HRT en función del mercado (indio o chino) que les interesara cubrir en ese momento.

Aun así, la mayoría se queja de que no hay dinero y de que es muy difícil acceder a nuevos sponsors. Y, mientras tanto, en lugar de diferenciarse del resto (si no puedes hacerlo a nivel deportivo, hazlo a nivel de imagen) caen una y otra vez en la misma trampa. La que les lleva a ingresar menos dinero cada año. Y que, con el tiempo, les aparta de un mundo donde el que no paga, no corre.

 


© davidblay for David Blay, 2012. | Permalink | 2 comments | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ver Post >
2013: el año para conocer al verdadero Aspar

Dicen que cuando a uno le van bien las cosas es más simpático y hasta parece más guapo. Pero que es cuando no le van tan bien cuando saca a relucir su verdadero carácter. No sé si éste es el veredicto que podemos aplicar a Jorge Martínez Aspar, pero podemos analizarlo.

Hubo una época, en la última década, donde tras mucho esfuerzo y capacidad de amasar contactos y fidelizar (algo muy difícil) sponsors todo el mundo quería correr en su equipo. Sus Aprilia eran las más rápidas y su figura una de las pocas que pagaba un sueldo fijo a cada uno de sus pilotos, dándoles además extras por encontrar publicidad personal.

Esto le llevó a ser campeón del Mundo con Bautista, Simón, Talmacsi y Terol y a rozarlo con Faubel. Aprovechó la mejor generación de pilotos valencianos de la historia para ganar títulos y subir a podios e incluso su influencia en el mundo del motor traspasó el ámbito de las dos ruedas para convertirse en la mano derecha del gobierno valenciano en la llegada a la capital del Turia de la Fórmula 1.

En el anverso, sin embargo, quedó siempre la duda de si el triunfo del húngaro le permitió acercarse a sus dirigentes para iniciar la construcción del circuito de Balatonring, acusado de ser un plagio de Cheste y que quedó (como muchos otros) a medio terminar. De si subía al menos a un piloto local cada año (Julián Miralles, Mateo Túnez, Adrián Martín) para poder optar a las ayudas de la Generalitat, que aun ha seguido cobrando en 2013. Y, lejos del motociclismo, de si fue la crisis o su exceso de optimismo el que llevó a Valmor Sports, organizadora del Gran Premio de Europa de F1, a alcanzar pérdidas millonarias que asumió íntegramente la ya citada Generalitat.

Todo ello ha confluido en la temporada 2012. Posiblemente, la primera en la que no ha dispuesto de material de primera línea. únicamente lo ha hecho en MotoGP, donde ha ganado el certamen oficioso de las CRT. Pero ni en Moto3 ni en Moto2 ha sido ciertamente competitivo.

No es habitual verlo hablar mal en público de sus pilotos. Y en el presente ejercicio lo ha hecho de Faubel, Moncayo y Elías. A los tres los bajó de la moto. Tampoco es usual que no acierte en los fichajes. Su olfato se mantuvo fino con la llegada de Folger, pero fue incomprensible la decisión de darle una montura al inexperto Luca Amato. Pero lo más sorprendente fueron sus declaraciones del pasado viernes al diario Las Provincias, donde aseguraba que si en Valencia no se apoyaba su proyecto podría llevárselo a Aragón o a Jerez. Como si el Ricardo Tormo y las instituciones no le hubieran suministrado millones de euros en los últimos años. Millones.

Sin embargo, pese a perder a Bankia, las ayudas públicas y quizá algún patrocinador más sigue manteniendo su aura del equipo más serio y respetable del Mundial, con permiso de los de la categoría reina. La cuestión es: ¿ha sido su peor año de la década o ésta es la verdadera personalidad de Aspar? En 2013 posiblemente lo sepamos, aunque pocos como él han prestigiado a base de crecer en equipos y estructura el Mundial de Motociclismo en los últimos años.


© davidblay for David Blay, 2012. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ver Post >
La costumbre

Existe un principio jurídico que dice que si algo, en una determinada sociedad, se realiza de una determinada manera durante un tiempo suficiente, será considerado una costumbre. Y que, en el caso de ser sometido ante un tribunal, tendrá el rango de ley ante el mismo.

Vengo a encabezar este blog con esta reflexión por los dos títulos mundiales obtenidos ayer en Australia por pilotos españoles. Uno en Moto2 (el segundo en tres años desde que se instauró la categoría) y otro en MotoGP, donde hace solo cuatro no disponíamos de ninguno en el palmarés patrio. El de Crivillé era de 500. Y de eso hacía ya mucho tiempo.

Quizá sea porque estaban bastante decantados, porque nos pilló de madrugada en las antípodas de nuestro país o porque sencillamente lo vemos como algo normal, pero tengo la percepción de que el estallido de euforia ante semejantes hazañas ha sido similar a de la segunda Eurocopa de fútbol consecutivo de España. Es decir, mola pero no tanto porque es lo que esperábamos. Vamos, que es ‘lo normal’.

Y más normal será si, por mucho que Valentino retorne a Yamaha, no solo Lorenzo y Pedrosa exhiben el nivel de 2012, sino se les une Marc Márquez encima de una moto oficial desde que pone el pie en la máxima categoría para demostrar que los niños también saben ir rápido.

Pero no es lo normal. Aunque lo parezca. No lo es porque en Dorna (aun siendo española) se busca cambiar las normas para que no solo ganen españoles y se rompa la baraja. No lo es porque el primer campeón de Moto2 de la historia hoy está sin equipo. No lo es porque el último campeón del Mundo de 125 centímetros cúbicos ni siquiera ha acabado en el Top 15 en la cilindrada intermedia. Y porque hasta la irrupción de Lorenzo todo el mundo creía que Pedrosa iba a ser campeón de MotoGP tarde o temprano. Y la realidad es que todavía no lo ha sido.

Podría pensarse, además, que aun en medio de la crisis económica más brutal de los últimos 90 años España sigue produciendo talentos. He ahí Viñales. Alex Rins. Álex Márquez. Luis Salom. Y tantos otros. Aunque ellos todavía provienen de la generación de la bonanza dineraria. Habrá que ver en dos o tres años qué chavales y con qué medios pueden plantearse correr un campeonato del Mundo de motociclismo.

Por eso no debería cegarnos la costumbre. Hay gente de la primera generación dorada del motociclismo español que ya ha caído. Faubel, subcampeón del Mundo. Gadea, primer vencedor de la historia en un Gran Premio nocturno. Xaus y Checa, iniciadores de la gran época pero ‘exiliados’ en Superbike.

¿Será lo mismo el mundo de las dos ruedas patrio en cinco años, a nivel de talento y de medios? Ojalá sea así, pero nada lo hace presagiar. Así que valoremos que tenemos un bicampeón de MotoGP. Y un campeón de Moto2 que sube a pelearse con los mayores. ¿Cuánto tiempo podremos mantener esta racha, sin patrocinadores para la mayoría y con escuelas de motociclismo cerrando por falta de medios? No mucho más, por desgracia.


© davidblay for David Blay, 2012. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Ver Post >