img
Categoría: Fórmula 1
Como era gratis, el Parque Ferrari no llegó a Valencia

Por si alguien no lo sabe todavía, soy valenciano. De los que se sienten muy afortunados de disfrutar 300 días al año de sol, de tener amigos que hacen arroces mejores que los de muchos restaurantes y de vivir en una ciudad donde puedes ir a pie o en bici a casi todas partes.

Pese a ello, no soy ajeno a la vergüenza propia que provocan nuestros dirigentes. Y a la ajena que suscitan en el resto del territorio español, que pese a estar curado de espanto de políticos corruptos y caraduras sigue flipando con lo que cada día florece a orillas del río Turia.

Seguro que todos los aficionados al motor recuerdan esa imagen de Francisco Camps y Rita Barberà subidos en un Ferrari azul con Fernando Alonso en la parte de atrás, dando una más que simbólica vuelta al Circuito Ricardo Tormo de la Comunidad Valenciana. O cuando Ecclestone dijo que no habría GP de Europa si el PP no ganaba las elecciones autonómicas.

Esa gente es la que cargó cuentas de la Copa América y hasta de actividades no deportivas al balance del Circuit, haciendo de una instalación rentable una ruinosa. La que desperdició millones de euros en ayudas a pilotos jóvenes simplemente por ser de aquí, obviando que la mayoría no tenían el talento suficiente para llegar a la verdadera élite. La que por no arreglar el asfalto de Cheste perdió los entrenamientos de Fórmula 1 y casi se queda sin Gran Premio del Mundial de Motociclismo. O la que rescató con dinero público a la empresa privada Valmor Sports (formada por Jorge Martínez Aspar, Fernando Roig y José Luis Olivas) para impedir que estos respondieran con su patrimonio por las millonarias pérdidas de la carrera de F1 en Valencia.

Con todo esto, hace años que aseguran que hay un inversor que pretende comprar los terrenos adyacentes al Circuito para instalar el Parque Ferrari, que curiosamente ahora se ubicará en Port Aventura. Y, por supuesto, de su boca volvió a salir el socorrido ‘esto no costaría ni un euro a los valencianos’. Las mismas palabras que pronuncio Camps mientras firmaba un contrato por el que pagaría a Bernie más de 20 millones de euros de canon por carrera. Y que acabaron una vez más saliendo de las arcas públicas.

Poco más hay que decir de los que en teoría deben gestionar el dinero de los ciudadanos. Simplemente constatar que cuando tuvieron liquidez fueron capaces de negociar cualquier evento. Y, que sin ella, son incapaces de hacerlo. Como incapaces son de hacer tantas otras cosas.


© davidblay for David Blay, 2014. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , , , , , ,

Ver Post >
Puede España permitirse no financiar al próximo Fernando Alonso?

Soy el primero que aboga por destinar el dinero a aquellos lugares donde más falta hace. Y que he criticado (y lo seguiré haciendo mientras tenga la misma libertad que afortunadamente me otorgan en este blog) los despilfarros absurdos que empresas públicas han gastado en pilotos del tres al cuarto.

Aquí, sin embargo, vengo a hablar de dinero que debería venir de la iniciativa privada. Y ahí, cada cual puede hacer con la pasta de su empresa lo que quiera, siempre que incurra en el ámbito de la legalidad. Y que tiene una relación directa con la creación de puestos de trabajo en España.

Aunque pueda parecer banal, la presencia de Fernando Alonso en la Fórmula 1 posiblemente haya dado trabajo directo o indirecto a cientos (o quizá miles. Por desgracia no tengo el dato) de personas. Desde periodistas que fueron contratados para seguirle en prensa, radio y televisión hasta nuevos cargos derivados de sus sponsors. Y, de manera tangencial, a todos aquellos que trabajaron en el Gran Premio de Europa de Valencia, posibilitado por la figura del asturiano e incluso a los que alguna vez formaron parte de Hispania F1. Con lo cual, en mayor o menor medida se han generado oportunidades laborales que antes simplemente no existían.

Sin embargo, más pronto que tarde su presencia se acabará. Y, aunque Carlos Sainz Jr. apunta a un buen sustituto, muy difícilmente podrá hacer sombra al legado del piloto de Ferrari. Pero hay alguien que los expertos cree que sí podría hacerlo. Y, de hecho, están buscando dinero como locos para que pueda correr y no rompa su progresión.

Alex Palou es un chaval catalán de 16 años que ha arrasado en el karting. Y a quien Adrián Campos, con su proverbial buen ojo, ofreció hacer una prueba en los nuevos F3. Los que allí estuvieron cuentan que cuando vieron la telemetría tuvieron que remirarla tres veces y pasársela de mano en mano. Porque es el único piloto del mundo al que han visto pasar la recta de Cheste toda a fondo. Y nunca antes había subido a un monoplaza.

Ahí podría acabar una historia más de alguien con talento que se queda en el camino o no evoluciona como se pensaba. Pero resulta que este chico tiene otras cosas: antes de debutar decidió trabajar junto a los mecánicos algunas semanas para conocer cómo funciona el coche. Y tiene detrás un padre cabal: un empleado de Telefónica que nunca se ha hipotecado para que su hijo corra y que no va a hacerlo ahora, a pesar de las perspectivas.

Como muestra de lo que contamos aquí, solo hay que retrotraerse al pasado fin de semana. Donde inició la competición en Paul Ricard, un circuito en el que no había rodado en su vida, quedándose a milésimas de la pole y concluyendo la carrera en una muy sorprendente sexta posición.

Mientras, el tiempo económico corre en su contra. Y un conglomerado de personas trabajan contrarreloj para buscarle la financiación que le permita seguir corriendo. Quizá podamos incluso asistir al primer piloto financiado por un fondo de inversión, al estilo de algunos futbolistas. Pero la pregunta seguirá siendo la del titular. Quien quiera que responda.


© davidblay for David Blay, 2014. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , ,

Ver Post >
Ferrari es un equipo cobarde… o mediocre

Si uno piensa en Fórmula 1 instintivamente se le aparece en la cabeza un cavallino rampante, un coche rojo y muchos podios en el escalón más alto. Posiblemente Ferrari represente, a nivel popular, la esencia de este deporte. Se ve en la calle. Y se ve en las gradas. Hay y habrá muchísimos ferraristas.

Sin embargo, no descubro nada si digo que desde la marcha de Michael Schumacher (y de Jean Todt. Y de Ross Brawn) la escudería italiana ha dejado de ser un referente. Sin paños calientes. El título de Kimi se ganó porque Alonso y Hamilton se estaban matando entre ellos. Y Massa no fue campeón de milagro con un coche menos competitivo que el de sus rivales, plagados de problemas mecánicos durante la temporada.

La llegada de Fernando Alonso hacía presagiar un renacimiento, pero por muy buen evolucionador de monoplazas que sea el asturiano hay cosas que no puede hacer: diseñar el coche, darle aerodinámica en el túnel del viento y cerrar sus prestaciones básicas.

Todo eso nunca se ha unido en la etapa del español vestido de rojo, por lo que su inmenso talento nunca ha sido suficiente para ser campeón del Mundo. Sí para estar cerca con un bólido de menor nivel que los de sus rivales, pero nada más.

Hoy, pese a todo, parece por fin que Domenicali y sus secuaces han sido capaces de hacer un coche competitivo. Muy rápido y fiable en carrera. Pero con un problema: es lentísimo a una vuelta. Y eso condena a Alonso a salir siempre desde atrás, quedando por delante de él (algo inaceptable) nombres como Toro Rosso o Force India.

Pero en Ferrari no quieren tocar nada. No sea que por mover una pieza para hacer una mejor clasificación se vaya al garete lo que les ha costado cuatro años encontrar. Y así siguen, confiando siempre en las buenas salidas de Fernando, en sus estrategias y en que peña como Grosjean no se lo lleve por delante en una primera curva.

Pero todo tiene un final. Un día la salida no será buena, al estilo Webber. O Vettel se irá rápido y por mucho que remontes serás tercero o cuarto. O un McLaren sin nada que perder no te verá venir en un adelantamiento y te sacará de pista.

Es inaceptable que un equipo de altísimo nivel, con un presupuesto desorbitado y (en teoría) con los mejores ingenieros y mecánicos del paddock a excepción de los que han reclutado Newey y Brawn, todavía no haya solucionado ese problema. Que es justamente para lo que les pagan.

Y mientras, salvo cuando rompe Red Bull (que suele ser solo una vez al año) las distancias se acrecientan. Y el título se escapa. Un año más.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , , , , , , ,

Ver Post >
Otra prueba (seguramente estéril) con un F1

Leo con alegría que Sergio Canamasas probará hoy un Caterham F1, con cuyos colores corre habitualmente en la GP2 y cuyo cumplimiento se enmarca dentro del programa oficial de desarrollo del equipo anglo malayo.

La oportunidad, que le llega en formato de test aerodinámico en tierras francesas, supone su primera toma de contacto con un coche de los ‘mayores’, con el fin de apoyar a la mejora y el desarrollo del CT03 en las próximas carreras del campeonato.

Sin embargo, su caso ya ha ocurrido antes. Y, aunque las circunstancias no eran las mismas, sí han acabado derivando en una única conclusión: que aquellos que se subían a un monoplaza como ‘premio’ acababan por no disputar carrera alguna en el Gran Circo.

Le tocó en su día a Borja García, que pudo subirse a un Toyota TF104 tras adjudicarse el título de la Fórmula 3 cuando contaba con solo 22 años. Pese a sus esfuerzos, esa fue la única ocasión en que condujo un bólido de esas características.

Como él tuvo su oportunidad un compañero de región de nacimiento y prácticamente de generación: Adrián Vallés, cuya opción fue tan fugaz como lo fue el paso de aquella escudería llamada Spyker por el olimpo de la velocidad sobre cuatro ruedas.

55 vueltas y 250 kilómetros recorrió sentado en un BMW Javi Villa sobre el asfalto del circuito de Jerez. No hace falta ya a estas alturas que cuente cómo acabó aquello, porque por el cariz de este post es fácilmente imaginable. Efectivamente, no fue el segundo asturiano en la historia de la competición.

Al final, muchos de ellos tenían talento de sobra para subir a la categoría definitiva. Y algunos, incluso, disponían del dinero suficiente, que es muchísimo, para dar el salto definitivo. Pero nadie consiguió su objetivo.

A ver si Canamasas rompe el gafe.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , , , , , ,

Ver Post >
Todo lo que Alonso debería aprender de Nadal

Siempre ha habido dos formas de ganar: respetando a tus rivales o minusvalorándolos. Cada uno tiene la suya y a mucha gente le ha ido muy bien con cualquiera de las dos opciones, más allá de que las personas compartan más una manera de ser u otra.

Sin duda Rafa Nadal, que ayer ganó su octavo Roland Garros, representa la primera. Cuando pierde admite que ha jugado mal o que su contrario ha sido superior. Pocas, por no decir ninguna vez, pone excusas. Tiene una comunicación siempre amable. Y, que yo sepa, no tiene detractor alguno en el mundo. Muchos le acusan de ser demasiado blanco en sus planteamientos. Yo, personalmente, le admiro profundamente, porque creo que es un ejemplo para la sociedad y que cuantos más valores positivos se transmitan desde aquellos que son referentes mejor será ésta.

Fernando Alonso es igual de campeón que el balear. Quizá más agresivo, aun disputando ambos deportes individuales, porque al final debe tener siempre la adrenalina alta para estar concentrado durante dos horas a más de 340 kilómetros por hora. Y para ser capaz de jugarse la vida adelantando a otro coche.

Sin embargo, hay muchas cosas en la que el primero supera al segundo. La primera es la autenticidad. Del mallorquín sabes que siempre puedes esperar un discurso inspirador, mientras que del asturiano éste solo puedes encontrarlo en las redes sociales. Como muchos deportistas de élite, cree que ser muy bueno en Twitter ya clarifica tu imagen, pero esta es un conjunto de muchas cosas. Y si cuando hablas dices cosas distintas a cuando escribes en un smartphone, es que lo que haces es una simple estrategia de comunicación, pero no un volcado claro y completo de tu personalidad.

Hay, además, otra cosa que me parece impropia de un campeón del Mundo. Fernando siempre ha sido un piloto agresivo, porque con coches inferiores ha tenido que realizar muchos adelantamientos, incluso estando ya en Ferrari. Y, sin embargo, cuando alguien joven, menos experto o con un monoplaza con menos nombre trata de adelantarle, casi siempre le dedica unas palabras (habitualmente cargadas de ironía) llenas de crítica. Como si él nunca hubiera sido un principiante o se la hubiera jugado más de lo debido para avanzar a un adversario.

Por eso siempre me creeré más a Nadal. Porque puede que alguna vez, como cualquier persona en el mundo, pegue un patinazo, pero en el 99% de las veces que le leo o escucho su discurso me parece homogéneo o auténtico. Mientras, nunca sé si el Alonso que proclama filosofía samurai y cercanía en internet es el real, o si realmente lo es el que menosprecia a cualquiera que ose intentar ponerse por delante suyo en una pista de asfalto.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags: , , , ,

Ver Post >
El tuit de Alguersuari

No es nativo digital pero casi podríamos considerarlo como de la primera generación que crece entre móviles y redes sociales de manera natural. Tiene 23 años, ha pasado algunos de ellos sobre un monoplaza de F1 y desde hace un par ha dejado de hacerlo. No motu propio, desde luego.

Conocí a Jaime Alguersuari siendo un chaval (todavía más). Alguien me dijo que sería la futura estrella del automovilismo español y, pese a que esa etiqueta la han colgado y la siguen colgando a muchos adolescentes, lo que transmitía fuera y dentro de la pista evidenciaba que quizá aquí no se equivocaran tanto en la apreciación.

En aquella época disputaba la Fórmula 3 española, el primer salto a los monoplazas que da cualquier piloto que busca un futuro en las cuatro ruedas tras pasar por el karting. Y ganaba carreras con bastante suficiencia, hasta el punto que casi se lleva un campeonato del que disputó solamente el 60% de citas.

Fue ahí donde dio su primer impulso: el movimiento hacia la British F3, cantera de gente de élite donde la competitividad era mucho mayor y los coches mucho más serios si cabe. Ahí ganó y empezó a forjarse su nombre internacional. Y por ahí se inició su tentativa hacia el campeonato de Ecclestone.

Se podrá discutir si cuando entró en la F1 estaba más o menos preparado o si lo hizo gracias al apoyo económico de grandes grupos catalanes. Pero la realidad es que el balance de su temporada y media en la élite fue positivo. Teniendo que aprender más rápido que el resto. Ganándose el respeto de la gente de su alrededor. Y, casi siempre, superando a su compañero de equipo.

Pero eso no basta en ese mundo, donde la diplomacia es necesaria cuando no eres un Top 5, que es el aspecto que siempre le ha faltado pulir tanto a él como a su entorno. Porque tener personalidad es una cosa, pero otra bien distinta es enfrentarse a los grandes jefes de las escuderías, más soberbios si cabe que todo lo que se había encontrado hasta esa fecha.

Dos años han pasado desde entonces para que ayer Jaime explotara y compartira con sus seguidores de Twitter la frase ‘Ya olvidé lo que es ganar carreras, demasiado tiempo sin correr , que mierda :( ‘. Toda una declaración de rabia e impotencia.

Es cierto que después de tocar la Formula 1 con 19 años no debe haber otro campeonato motivante (aunque, por ejemplo, haya algunos muy atractivos como la Indy). Y que ha pasado 700 días tratando de volver por todos los medios, con alguna posibilidad incluso media real antes de que se iniciara el presente ejercicio.

Pero, quizá, ese tuit revele que es el momento de cambiar. Que alguien tan joven, con tanto talento y con tantas ganas no debería estar parado esperando, sino haciendo otras cosas que le divirtieran en su mundo. Al fin y al cabo, no es el primer piloto de la historia que sale del Gran Circo. Pero tampoco debe olvidar que a otros les ocurrió lo mismo y acabaron volviendo. Incluso en mejores condiciones.


© davidblay for David Blay, 2013. | Permalink | No comment | Add to del.icio.us
Post tags:

Ver Post >